Comerciantes de Puerto Cabello al borde de la quiebra por apagones

Foto: referencial

En septiembre comenzó una historia que ha cambiado la vida de los habitantes de Puerto Cabello. Fue una falla eléctrica que parecía una más de las que comúnmente ocurría. Pero las horas pasaron.

Sumaron cinco, ocho, 12, y el apagón seguía. Al día siguiente ya la desesperación era visible, no solo en los hogares, sino también en los comercios que tuvieron grandes pérdidas gracias a una falla que no ha cesado.

La línea 115 Valle Seco – Planta Centro se averió. Ese fue el parte oficial tras 72 horas sin electricidad en más de 75% del municipio. Y aún no ha sido sustituida, lo que sigue causando interrupciones en el servicio de forma constante y cada vez más prolongados.

«Esta es una amenaza latente considerando que cada vez que hay una sobrecarga eléctrica en los sectores automáticamente la ciudad se queda sin energía, esto no tiene nada que ver con los apagones del mes de marzo. Esto comenzó para nosotros en septiembre y no han trabajado por una solución definitiva. Se requiere voluntad política e inversión», explicó el presidente saliente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, Jorge Aroca.

A esto se le suma el problema del agua que sigue siendo un gran problema para el municipio, en el que se encuentra el puerto más importante del país, y cuyas operaciones se paralizan cada vez que hay una falla eléctrica prolongada.

Esto afecta aún más las operaciones en el terminal marítimo cuya entrada de buques ha disminuido en más de 80% respecto al funcionamiento que registraba hace más de ocho años. «Durante lo que va de 2019 se han recibido 27 mil 452 teus, esto significa el volumen de recepción de carga de todo 2017, lo que significa un leve incremento y esperamos que siga así».

Los principales perjudicados con esta situación son los operadores portuarios, agentes de aduanas, líneas navieras, activadores de carga y el comercio en general de Puerto Cabello, que también ha tenido que enfrentar la falta de mecanismos de pago por la escasez de efectivo y las fallas con los puntos de ventas y las plataformas bancarias.

Petróleo venezolano sin vuelo: presentó nuevo desplome durante junio

Vecchio sobre las sanciones a la Dgcim: «Este es un paso importante»