¡Crisis y hambre! Comen una vez al día y gracias a una iglesia de Carabobo

Óscar Alcalá no tiene nada. A él se le ve por las calles de Valencia caminando. No se mete con nadie y es respetuoso con todos. Duerme en cualquier plaza o cancha de la ciudad, no tiene casa, ni familia. Tampoco tiene qué comer y hace la cola, desde antes de las 7:00 am, para al menos contar con uno de los más de 350 almuerzos que se sirven en una iglesia.

Se trata de la parroquia Inmaculada de Camoruco, ubicada en la avenida Bolívar de la capital carabobeña. Donde Óscar y muchos otros tienen la única oportunidad de un plato de comida balanceado tres veces a la semana. Todo gracias al programa social «olla Solidaria» que se emprendió desde hace más de un año en el lugar.

Pero la crisis también ha tocado la puerta de esa iglesia. Esta vez fue en forma de delincuencia, cuando la madrugada de este miércoles fueron hurtados varios kilos de alimentos que representan más de mil 200 almuerzos.

«Fue el reflejo de la necesidad de la gente», expresó el padre Petter Fernández, párroco del templo, al explicar que quienes ingresaron a las 2:00 am habían desconectado bombillos y ventiladores, pero prefirieron dejarlos y llevarse solo la comida al escuchar ruidos que los alarmaron.

Gracias a ese programa, no solo personas en situación de calle como Óscar se benefician, «cuando no es día de comida aquí voy a una panadería a pedir un pedazo de pan, con eso me conformo», relató el hombre que trabajó por años como parte de las cuadrillas de limpieza de la alcaldía de Valencia. También van quienes al menos tienen un techo para pasar la noche.

Es el caso de Freddy Ojeda. Él ya tiene dos semanas asistiendo a la iglesia como su única alternativa de alimentarse.

«En la casa no comemos bien. No podemos comer balanceado porque no nos alcanza, y por eso estoy así de flaco. Ya he rebajado más de ocho kilos en esta situación», dijo al recordar que cuando trabaja en las contratas de Good Year, nunca se imaginó que pasaría por esto.

Pero en la cola por el almuerzo, cada martes, miércoles y viernes, también se ven niños y familias completas. «80% de los que vienen son de la tercera edad, también recibimos alrededor de 40 niños que vienen con sus padres, y muchos nos piden que les demos para llevar, pero hacemos lo que podemos y es para atender a quienes vienen y comen aquí», explicó Fernández.

La aspiración de quienes son parte del programa «Olla Solidaria» es poder recibir más donativos que les permita atender cada vez a más personas, los días de la semana que sean necesarios.

Rip Turn

Adiós Agente Z: Rip Turn falleció este martes a los 88 años

Medina Roa

Medina Roa sobre Acosta Arévalo: «el régimen está diciendo yo lo maté, yo lo entierro»